Innovades | Detección de necesidades de capacitación: ¿en base a síntomas o a signos? | El valor del contexto en el diseño de la capacitación
15554
post-template-default,single,single-post,postid-15554,single-format-standard,publicaciones,,el-valor-del-contexto-en-el-diseno-de-la-capacitacion,ajax_fade,page_not_loaded,paspartu_enabled,qode_grid_1200,qode-theme-ver-2017,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
Publicaciones

El valor del contexto en el diseño de la capacitación

El valor del contexto en el diseño de la capacitación

En estos días el artista Lothar Baumgaten presenta en el Parque del Retiro, en Madrid, su obra “El Barco se hunde, el hielo se resquebraja”. Se trata de una pieza sonora de dos horas que ha construido teniendo en mente el lugar donde se está exponiendo: El Palacio de Cristal,  una estructura de cristal abovedada del siglo XIX.
Baumgaten graba el deshielo del río Hudson en el norte de Nueva York y edita un montaje especial que, al ser reproducido, transmite la sensación de que el Palacio de Cristal se está resquebrajando.

 


Estando dentro del Palacio y  escuchando el resquebrajamiento del hielo, se puede uno imaginar diversas analogías: pensar que todo se derrite y derrumba como consecuencia del cambio climático, como se caen las acciones como efecto de los mercados financieros o cómo el mundo entra en caos por las ideologías extremistas, etc.

Analizando el proceso de trabajo de artista, llama la atención como todo su trabajo de construcción está guiado por el lugar en el que se va a exponer su obra. Una obra pensada para el  contexto en el que se va a desarrollar.  Esa visión es la misma que desarrolla un buen capacitador, constructor de  experiencias de aprendizaje:  diseñar la capacitación teniendo presente el contexto real en el que los participantes se desempeñan.

El “contexto” que viene del latin “contextus” = lo que rodea a un acontecimiento o hecho, es el marco, ambiente, entorno, que rodea el evento.  En nuestro caso, es el conjunto de situaciones y circunstancias, no comparables con otras, que rodean o condicionan la experiencia de aprendizaje.

El capacitador/diseñador sabe que cada capacitación es única y la construye de acuerdo a cada contexto. El contexto del participante/equipo/organización es el “Palacio de Cristal” donde se manifestará el impacto de la capacitación.
Cuando un Consultor ofrece una solución de aprendizaje a una empresa sin adaptarla al contexto real de esa empresa está vendiendo lo que llamamos un “enlatado” que puede conseguir un resultado a nivel de satisfacción (algunas audiencias pueden ser más impresionables que otras) pero será difícil que consiga resultados a nivel de aprendizaje, aplicación y menos resultados.

Un verdadero consultor busca identificar el contexto de los participantes/equipos/organización, identificando verdaderas necesidades de aprendizaje y su contexto, lo que influirá en la efectividad de su propuesta.

¿Qué significa considerar el contexto de la capacitación?
1. Entender a la empresa y sus objetivos estratégicos.  Qué demandan esos objetivos de los equipos y las personas.
2.  Identificar las capacidades (individuales, de equipo y organizacionales) requeridas para lograr esos objetivos
3. Valorar la cultura de la empresa, detectando los aspectos que impulsarán los aprendizajes así como aquellos que los dificultarán
4. Tener claridad de los procesos en los que se aplicarán los aprendizajes
5. Identificar y anticipar acciones para el seguimiento y refuerzo de los aprendizajes
6. Diseñar una evaluación adaptada a ese contexto y que sea en consecuencia, pertinente y viable.

El Diseñador o Capacitador del Aprendizaje que considera EL CONTEXTO, supera el rol que la tradición le asigna como “instructor”, y amplía su impacto al revelarse como “facilitador del cambio organizacional”.

Autor:
Innovades
No hay comentarios

Comentar